Divina Pastora Miembro Observatorio Empresarial

Divina Pastora Seguros

Se unió el 01/12/2017

Divina Pastora Seguros es la primera mutualidad de previsión social española en número de socios 

Con más de 450.000 asegurados dispone de 60 oficinas distribuidas por toda la geografía española. Divina Pastora Seguros nació en 1957 – en 2017 ha celebrado su 60 aniversario – para hacer llegar los beneficios de previsión y seguridad a un sector de la sociedad con escasa protección social como los trabajadores del servicio doméstico que no disponían de coberturas y prestaciones.

La compañía ha experimentado un importante crecimiento con la comercialización de diferentes seguros personales, pero sigue manteniendo el espíritu social con el que se creó.

Armando Nieto, presidente de Divina Pastora Seguros

En Divina Pastora Seguros consideramos que las empresas tienen un papel protagonista en la lucha contra la pobreza y creemos que deben devolver a la sociedad parte de lo que reciben.

La implicación de las diferentes empresas en iniciativas como este Observatorio Empresarial contra la Pobreza contribuye a mejorar la calidad de vida de aquellos que más lo necesitan. Entre todos, y a través de ideas, proyectos e intercambio de experiencias, estamos promoviendo, por un lado, la igualdad de oportunidades y, por otro, estamos avanzando en la construcción de un mundo mejor, más justo e integrador.

Soluciones aseguradoras a los estratos menos favorecidos de la sociedad

Desde su constitución, Divina Pastora Seguros se ha distinguido por dar soluciones aseguradoras a los estratos menos favorecidos de la sociedad. En 1957 un grupo de trabajadoras del hogar se unieron para dotar a su colectivo de unas prestaciones sociales mínimas, ya que por aquel entonces se encontraban fuera del paraguas de la Seguridad Social. Este origen social y mutual ha perdurado en la organización tratando de ofrecer a la sociedad productos aseguradores de precio contenido con las prestaciones precisas, sin coberturas adicionales que hacen subir la prima y que en ocasiones son innecesarias.

De igual modo, en los años setenta y ochenta Divina Pastora Seguros apostó fuerte por el trabajo femenino, basando su fuerza de ventas en mujeres, en muchos casos amas de casa, que supieron transmitir al público objetivo de la entidad, la confianza y la cultura de la prevención de la que Divina Pastora siempre ha hecho gala.

Esta historia de Divina Pastora Seguros se hace presente en su entidad en diversos proyectos tanto aseguradores como sociales, estos últimos llevados a cabo por medio de su Fundación. Desarrollan acciones que contribuyen a:

  • Cubrir las necesidades básicas y mejorar las condiciones de vida de las personas en riesgo de exclusión social.
  • Prestar apoyo a países en vías de desarrollo para la mejora de sus planes sanitarios.
  • Fomentar el acceso al mercado laboral de las personas con Síndrome de Down.
  • Luchar contra el hambre a través de la colaboración en proyectos que fomentan el autoabastecimiento y la independencia.

En 2017 encauzó su campaña de marketing corporativo en un proyecto de colaboración con diversas ONG, entre las que, además de CODESPA, se encuentran Cruz Roja, Down España y Banco de Alimentos. El objetivo de esta campaña, llamada ‘La Otra Economía’, es incentivar la participación de la población en las diferentes causas de estas ONG’s.

El concepto de ‘La Otra Economía’ está basado en la teoría ‘La economía de las caricias’ del psicoterapeuta Claude Steiner quien comprobó los efectos que produce en el ser humano crecer y vivir en abundancia o escasez de signos afectivos. Sin lugar a dudas el cariño que recibimos de pequeños marca el resto de nuestras vidas, pero con esta campaña Divina Pastora pone de manifiesto que el amor que se entrega a lo largo de las vidas, nos hace ser “más ricos”, y por tanto, más felices.

Igualmente para los próximos años hay previstos proyectos internacionales de fuerte cariz social en Latinoamérica.

El compromiso con la sociedad debe ser parte de la estrategia empresarial

Divina Pastora tiene el convencimiento de que el compromiso con la sociedad debe integrarse en la estrategia, gestión y actividad empresarial. La responsabilidad social y la competitividad son aspectos que deben ir unidos.

Es importante devolver a la sociedad parte de lo que reciben e intentar hacer esta devolución mediante el diseño de productos ajustados, destinados a quienes solo quieren y pueden gastar lo justo, ni más ni menos.

Igualmente otra forma de luchar contra la pobreza es ofrecer una salida laboral sólida y estable para las personas que pasan a formar parte de su organización, potenciando su formación para que se traduzca en beneficio mutuo.