Metodologías para la medición del retorno social de las inversiones

Angola

Existe un gran debate sobre si la empresa tiene la capacidad de responder a las necesidades sociales de su entorno, a través de sus actividades, sin condicionar su rentabilidad económica. Y, sin embargo, la evidencia es cada vez más solida. Testimonios de empresas, conclusiones de estudios y reflexiones de diversas fuentes y tendencias, confirman que, cuando las empresas se preocupan por los retos de la sociedad obtienen resultados positivos, tanto económicos como de aceptación social.

En el informe “Negocios inclusivos y empresas españolas. El momento de no dejar a nadie atrás” elaborado por el Observatorio Empresarial contra la Pobreza, se hace referencia a diversas metodologías para la medición del retorno social de las inversiones.

  1. Poverty Footprint: una herramienta elaborada por el Pacto Mundial de Naciones Unidas y OXFAM que permite a las empresas y a los colaboradores de la sociedad civil adoptar un enfoque centrado en las personas para evaluar los impactos empresariales en el desarrollo sostenible. El énfasis lo pone en obtener los puntos de vista y las perspectivas de la propia gente que vive en la pobreza. Además, la herramienta aporta una visión integral de la gama de prácticas empresariales que tienen un impacto en la pobreza: impactos macroeconómicos; cadena de valor; instituciones y política, prácticas ambientales locales; y productos y comercialización.
  2. SIA, Global Social Venture Competition: SIA (Evaluación de Impacto Social en sus siglas en inglés) es una evaluación de impacto proyectada, análoga a las proyecciones financieras. La Global Social Venture Competition usa el SIA como un requisito para las empresas de nueva creación y las organizaciones sin fines de lucro que generan ingresos. SIA se basa en difundir, medir y documentar el impacto social y recomienda limitar el alcance del análisis a solamente los tres resultados de mayor prioridad que la empresa seguirá de manera continua.
  3. Global economic accounting: desarrollada por un grupo de entidades y universidades españolas para monetizar el valor social que generan las organizaciones. Refleja no solo el valor generado para los accionistas, sino también el generado para otros grupos de interés, como proveedores, clientes administración, sociedad, etc. http://www.geaccounting.org.
  4. SROI Framework ESROIN: un conjunto de pautas para la medición del impacto social de la inversión para uso de empresas e inversores, organizaciones sin fines de lucro y financiadores, sí como entidades gubernamentales. Define el valor como una forma de ahorro del sector público y un marco de generación de valor para los grupos de interés. http://www.thesroinetwork.org/
  5. SROI Lite Global Social Benefit Incubator: Se utiliza para calcular el impacto relativo a la inversión documentada por primera vez por REDF en 2000. Solicita a directores de empresas que definan el productivo individual más importante que crean, así como sus costes unitarios, utilizando los mismos indicadores de seguimiento que utilizan en la gestión periódica de esas métricas.
    Socio-Economic Assessment Toolbox (SEAT): permite identificar los problemas más relevantes de las compañías cercanas a las operaciones de la empresa y promueve la participación de las comunidades en un proceso de mejora continua. http://www.angloamerican-com/develpment/social/seat.aspx.
  6. Measuring impact Framework: desarrollado por WBCSD pretende ayudar a las empresas a analizar su contribución a una comunidad o región, identificar riesgos y oportunidades, y mejorar el diálogo con los grupos de interés. Permite aunar las perspectivas de la organización en relación a su contribución al desarrollo con las perspectivas de la sociedad en torno a la empresa. http://www.wbcsd.org/Clusters/Social-Impact/Resources/WBCSD-Measuring-Impact.
  7. Social and Human Capital Protocol: también desarrollado por WBCSD y un consejo asesor formado por 20 entidades referentes en el campo de la sostenibilidad y la medición del impacto social, pretende establecerse como el marco de referencia para la medición del impacto social de la actividad empresarial. http://social-human-capital.org.
  8. Total Societal Impact (TSI): no es una única medida como tal del valor social, sino que representa un conjunto de medidas y análisis que capturan el valor del impacto económico, social y medioambiental (tanto positivo como negativo) de los productos, servicios, capacidades y actividades de una empresa. TSI procura determinar cómo los criterios ASG (ambientales, sociales y de gobierno) tales como asegurar una huella ambiental responsable o promover la igualdad de oportunidades influyen en la valoración financiera y márgenes de las compañías. http://www.bcg.com/publications/2017/total-societal-impact-new-lens-strategy.aspx.

Para más información, puedes descargarte el informe “Negocios inclusivos y empresas españolas. El momento de no dejar a nadie atrás” aquí.