Comienza el segundo programa de formación “Impact hiring”

Comienza impact hiring

Ya ha dado comienzo la segunda edición del programa de formación “Impact hiring”. Más de 20 asistentes participaron en la primera sesión de este programa formativo en el que se dan las claves sobre cómo incorporar la diversidad e integración laboral en la gestión de personas.

Esta jornada se centró en los retos y oportunidades que supone el impact hiring para el sector empresarial. El origen del concepto, su importancia estratégica para la empresa así como su vinculación con la estrategia de RSC, las tendencias internacionales en esta área, son algunos de los temas que se abordaron en esta primera sesión.

El impact hiring es una práctica de gestión de personas que combina objetivos de atracción y gestión de talento, con objetivos de impacto social. Se concreta en programas de integración laboral de jóvenes en situación de vulnerabilidad, programas de aprovechamiento del talento senior, inclusión de personas con discapacidad, mujeres víctimas de violencia de género, entre otros.

En España, después de la profunda crisis económica que sufrió el país desde finales de 2007, la población en riesgo de pobreza y/o exclusión social se ha incrementado en un 28,6% y ha afectado, en algún momento de la larga crisis, a 13 334 573 personas.

El objetivo octavo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible persigue “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”. La llamada de Naciones Unidas en la Agenda 2030 a través de este objetivo, pretende impulsar una acción colectiva para combatir el desempleo y garantizar el acceso a un empleo digno, dejando claro que no es sólo responsabilidad de los gobiernos, sino también del sector empresarial como directo generador de empleo.

El desempleo juvenil

Uno de los colectivos más afectados son los jóvenes. El desempleo juvenil en España, al igual que sucede en el resto de Europa, representa uno de los retos sociales y económicos más relevantes de las últimas décadas. Aunque la tasa de desempleo juvenil alcanzó su máximo en 2013, momento a partir del cual se inició una ligera recuperación, todavía en el 2016 cuatro de cada diez jóvenes de entre 20 y 24 años que querían trabajar no podían hacerlo y muchos de ellos estaban, además, en riesgo de pobreza y exclusión social, sin perspectivas para salir de esa situación. Puedes consultar más información sobre el desempleo juvenil, puedes descargarte nuestra investigación “El camino hacia el empleo juvenil. Qué puede hacer la empresa” aquí.

Resolver el problema del desempleo requiere un esfuerzo conjunto y dirigido, que va más allá de aspirar a una recuperación económica generalizada. Las empresas no pueden ser ajenas al papel que les corresponde. La empresa tiene un rol insustituible, desde la generación de empleo hasta su colaboración con otras entidades públicas y privadas, con el objetivo de solucionar los problemas de fondo que caracterizan el problema en España. La empresa es la que convierte cualquier apoyo público o social a estos colectivos en oportunidades de empleo, que les permita incorporarse en plenitud a la sociedad a la que pertenecen. El desconocimiento real del problema de sus causas y posibles soluciones, unido al estigma social a determinados colectivos en situación de vulnerabilidad, representan obstáculos para lograr que las empresas se decidan a la acción.

Ante esta realidad, desde el Observatorio Empresarial contra la Pobreza promovemos este programa de consultoría y formación que brinda a las empresas las herramientas necesarias para diseñar acciones de gestión de personas con impacto social. Tienes más información aquí.